• Susana Mezquida

Hipersensibilidad Infantil

Cuando tu hijo protesta por la etiqueta de la ropa, se la cortas, pero en muchas ocasiones puede continuar quejándose de que le molesta, o le pica, esto y lo otro…puede ser también que tenga muchas cosquillas, excesivas, tanto que ir al médico y que se deje hacer un chequeo sea casi imposible.

La hipersensibilidad táctil implica también que demasiado contacto físico no les gusta, es decir que si la vecina quiere darle un beso, o llegan de visita unas tías que apenas conoce, después de besarle y abrazarle se limpie la carita, con un gesto de incomodidad…eso que tu piensas: “- ¡Que poco cariñoso es! -“podría ser hipersensibilidad, no tiene nada que ver con lo cariñoso o afectivo que sea tu hijo, puede ser la niña o niño más amoroso del mundo, pero esa cercanía, que le besen ó le abracen, le supera, le agobia, le incomoda, puede ocurrir también con sus padres y familiares próximos.

Por lo general se da en casi todos o en varios procesos sensoriales; El ruido le puede ser incómodo, algunos sonidos, no todos, pero puede ser una voz concreta, el aspirador, ir al cine, también suelen darse cuenta y percibir otros que tú no has escuchado hasta que te lo cuenta o incluso entonces no puedes oírlo. La televisión puede preferirla con un volumen alto, incluso muy alto, observar estas diferencias suele sorprender a los padres.

La hipersensibilidad se puede dar también visualmente, cuando les es muy incómoda la luz del sol, o determinadas estancias muy iluminadas, pero también cuando no miran a los ojos, evitan el contacto ocular sobre todo con desconocidos, o en el aula, y parece que no están atendiendo, no siendo así de ningún modo.

Existe también la hipersensibilidad olfativa y del gusto, aquí tendríamos niños que todo lo huelen, por ejemplo antes de comerse algo, o que son muy perceptivos a determinados olores, o es el olor lo que recuerdan de las personas que conocen, o les llama la atención a qué huele cuando entran en cualquier lugar por primera vez….Cuando se trata del gusto, son muy sensibles a texturas de comidas, por supuesto especiales a la hora de comer algo nuevo, diferente de lo habitual, el gusto y el olfato suelen ir de la mano.

Toda esta hipersensibilidad sensorial suele presentarse (no es imprescindible) junto a una hipersensibilidad emocional, es decir en estos niños se observan ciertas características de personalidad como por ejemplo, ser muy sensibles a las críticas, vivir las emociones de forma muy intensa, gran creatividad e imaginación, pueden tener un mundo interior al que recurren frecuentemente, gran empatía con los estados de ánimo de quienes les rodean, son reflexivos, siguen con interés algún tema concreto, les afecta mucho la falta de sueño, no les importa estar solos o lo necesitan a veces, son amables y prudentes en el trato a los demás…estos niños se llaman también NAS (niños altamente sensibles).

Esto también se puede ver en adultos, ya que aunque se compensa con los años seguirá estando ahí…incluso puede afectar muy seriamente a algunas personas tanto a nivel social como laboral (PAS; Personas altamente sensibles).

Los motivos más frecuentes por las que llegan los padres a mi consulta son las dificultades de aprendizaje, los problemas escolares, no suelen venir porque a su hijo/a le molesta la etiqueta de la ropa, pero todo es un proceso neurosensorial y neurocognitivo, cuando recabamos información sobre los niños que están afectados en sus competencias de aprendizaje, muy frecuentemente puede haber también afecciones a nivel emocional y sensorial, ya que en el cerebro los procesos cognitivo, emocional, motor y sensorial van juntos y al ritmo marcado por el proceso madurativo de cada individuo.

Por eso tratarles desde un enfoque evolutivo y motriz, mejorará de forma integral todos estos aspectos.

Qué es la inmadurez neuromotora, los reflejos primarios, y cómo afectan a muchas de las habilidades de sus hijos, a su forma de relacionarse con el mundo y a su procesamiento sensorial.

Los reflejos primarios son movimientos involuntarios que realiza el bebé y que están relacionados con las conexiones neuronales y la maduración de su cerebro, e implica los ámbitos ya mencionados, madurez a nivel motriz, cognitiva, emocional. Los movimientos primarios están en la base del desarrollo neurofuncional, es decir los reflejos nos ayudan a la integración de la verticalidad pasando por los procesos anteriores (ver artículo gateo y fracaso escolar) maduran los patrones motores, la percepción e integración sensorial, el lenguaje, el desarrollo conceptual y finalmente las funciones ejecutivas superiores, como las habilidades de aprendizaje escolar y socialización.

El cerebro madura “de abajo a arriba” y es de este modo como trabajamos e intervenimos en la consulta para ayudar a los niños.

Cuando analizamos qué reflejos primarios están aún sin integrar, y tenemos un cuadro de hipersensibilidad como el que os he comentado, encontraremos sobre todo los reflejos primarios prenatales y perinatales activos, los que suceden durante los nueve meses de embarazo, que están íntimamente ligados a la relación con la madre, al estado en el que ella vivió esos nueve meses, y los reflejos que deben estar, desarrollarse e integrarse tanto en el parto como en las primeras semanas de vida.

Estos reflejos primarios, que conocemos tan poquito pero que llevo tratando desde hace más de 15 años, son una herramienta terapéutica de evaluación e intervención muy potente. Conocerlos y saber integrarlos, ayuda a que esos síntomas se reduzcan e incluso desaparezcan, que las relaciones sociales mejoren, y que toda la relación con el entorno se suavice y fluya de una forma más natural, es decir, que ese niño o niña pueda alcanzar todo su potencial.

Trabajar la hipersensibilidad desde un enfoque evolutivo, integrando los reflejos primarios, es según mi experiencia, todo un reto que da resultados y que nos ayuda cada día a intentar comprender las causas de algunos comportamientos que no solo hay que aceptar, sino que también pueden mejorar y minimizarse enormemente.


Susana Mezquida Pedagoga, especializada en Trastornos del desarrollo y maduración. Cursos de formación - Consulta www.pedagogiamadrid.com