INMADUREZ NEUROMOTORA

Inmadurez Neuromotora – Reflejos primitivos

El nivel de desarrollo físico de un niño afecta su habilidad para completar tareas sencillas como estar sentado, sosteniendo un lápiz, poniéndose los zapatos y especialmente el aprendizaje de la lecto-escritura, esencial para la escuela.

Es importante ver cuanto antes si tu bebé se mueve, se gira, gatea, mira con curiosidad y tiene ganas de llegar a sitios por sí mismo y coger cosas, el desarrollo del lenguaje, sus habilidades sociales, en definitiva ver su desarrollo evolutivo.

Los tres primeros años de vida, pero sobretodo el periodo gestacional, son fundamentales para el correcto desarrollo motor, sensorial y neuronal que sentará las bases para el posterior desarrollo emocional y cognitivo de la persona.

El Cerebro de los bebés

 

El cerebro de los bebés es aún inmaduro. El primer año de vida, es el más crucial, puesto que es la base del desarrollo posterior.

El bebé consigue esta estimulación a través de sus padres y por sus propios y continuos movimientos involuntarios, los reflejos primitivos, que se desarrollan en cierto orden de acuerdo a un programa innato.

Si tu hijo ese primer año de vida ha estado algún tiempo hospitalizado, o en alguna institución (adopciones), o simplemente era un bebé muy tranquilo, que se movía poco, que quizás tardó en andar, o en hablar, hay muchas posibilidades de que tenga reflejos primitivos no integrados, y que esa falta de madurez sea responsable de sus problemas o dificultades actuales.

El periodo prenatal

 

El bebé está en contacto directo con la madre durante toda la gestación y percibe todos sus cambios físicos y emocionales.

 

En algunos niños un periodo intrauterino con mucho estrés de la madre, un parto difícil, un ingreso hospitalario en los primeros meses o inactividad por cualquier causa, pueden alterar el proceso de desarrollo sensorial y motriz.

 

 La plasticidad cerebral nos permite recapitular la etapa prenatal y reorganizar su conexiones y emociones, desde un enfoque psicomotor

Dificultades de aprendizaje – TDAH

 

Si quieres una segunda opinión o no quieres medicarle de momento y tratar de encontrar otros medios para ayudarle.

 

Para que un niño/a alcance un aprendizaje escolar eficaz es importante que las funciones cerebrales estén bien organizadas.
Antes de dar medicación sintomática podemos tratar los elementos biológicos y funcionales que interfieren.

 

Nuestro enfoque terapéutico en la consulta está basado en un Programa de Movimiento que mejora el neurodesarrollo del niño, su control motor y emocional.

Lecto-escritura – Dislexia

 

El aprendizaje de la lecto-escritura es uno de los principales retos a los que se tienen que enfrentar los niños durante los primeros años de escolaridad.

La mayor parte logran superarlo sin dificultades, pero hay un porcentaje importante que presentan serios problemas de aprendizaje, lo que probablemente les conduzca al fracaso escolar, ya que es así como se aprenden los contenidos escolares.

En algunos casos se puede tratar de un simple retraso lector, producido por problemas familiares, escasa motivación, presión del entorno, etc.

 

En otros casos puede ser un trastorno disléxico o fonológico de orden neurobiológico. Generalmente la Dislexia se detecta varios años después de iniciado el aprendizaje de la lectura y escritura, cuando los niños a pesar de tener capacidad de sobra, un entorno familiar y escolar favorables, y esforzarse por aprender, no terminan de adquirir esas destrezas, lo que conlleva a un retraso en el desarrollo escolar con respecto a sus compañeros, y lo que es peor, una pérdida considerable de autoestima.

Cuanto más tiempo perdamos en ponerle remedio, más motivación pierden los niños y más rechazo sienten hacia la lectura.

Muchos estudios demuestran que hay que tener en cuenta déficits fonológicos, ya que estos niños tienen problemas con la lecto-escritura.

Miedos y problemas para relacionarse

 

Muchos niños tienen dificultades para hacer y conservar amigos.

Suelen ser niños con miedos, gran inseguridad, en ocasiones con baja autoestima…

Cuando evaluamos los reflejos primitivos suele aparecer el reflejo Miedo Paralizador, relacionado con la etapa prenatal, y al trabajarlo los cambios sorprenden tanto a los padres como a profesores, su carácter es el de siempre, pero de pronto aparecen herramientas que utiliza que antes no pensaba que tenía.

Cuando empezamos a trabajar los reflejos primitivos prenatales percibimos cambios y mejoras en primer lugar a nivel emocional, menos miedos, mayor seguridad, menos dependencias, más autoestima.

¿Quieres realizarnos alguna consulta? ¡Contáctanos!